Pasatiempo

Escribo sin pensar y admiro el respiro que me brindan las palabras que recorren por mis pensamientos. Un día nublado, frío, y lluvioso se vislumbra por mi puerta dejando atrás el esfuerzo creado. La repetición se acapara de mí, y la rutina comienza. Sin trabajo me dedico a mis que aceres del hogar, leo, escribo y “yogueo” para no volverme loco en las paredes blancas adornadas por nuestros viajes. Las mañanas se hacen difíciles, son tristes y el peso de mis pensamientos me mantiene acurrucado entre las sabanas. Trato de vencerlos pero estos aparentan tener más fortaleza sobre mí.

Las vibraciones callejeras rebotan contra la superficie y llegan a mis tímpanos dejándose sentir. La energía se siente por todos lados, y las montañas a la distancia establecen su presencia. Mis ojos cálidos me mantienen alerta, despierto. Miro pero no veo, oigo pero no escucho, ¿no les pasa? Me siento un tanto incomprensible, lleno de preguntas y con pocas respuestas. El clima me atormenta y las noches frías me dan alegría. ¿Será porque las nubes oscuras no se ven? Listo para un nuevo día.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s